Free CursorsMyspace LayoutsMyspace Comments

CONSEJOS PARA LA VUELTA A CLASE

sábado, 12 de septiembre de 2009


Va llegando el final de las vacaciones y, de la misma forma que muchos padres tienen que volver al trabajo, los hijos deben volver al colegio. Está llegando el momento en que los padres han de ejercer como tales y empezar a poner “nuevas” normas e ir dejando de lado los hábitos que se han practicado durante el verano. “Hay que ir preparándolos para la vuelta a su rutina”. Para ello es necesario:

Implantar horarios
Es muy positivo, para hijos y padres, volver a instaurar hábitos y horarios con el fin de dar orden y sentido a su vida. Los horarios son uno de los aspectos fundamentales para una buena adaptación del niño al colegio, siendo necesario que se pongan en marcha unos días antes de que llegue el día de su escolarización y, a poder ser, de mutuo acuerdo. Uno de los horarios más problemáticos es la hora del despertar por la mañana; éste se debe ir instaurando de forma progresiva, para que ya se haya acostumbrado al nuevo despertar dos o tres días antes del comienzo. Muy relacionado con el despertar, está la hora en que se han de ir a la cama; puede ser útil acostarlos cada día un poco antes para que se levanten por la mañana con el tiempo necesario para desayunar, a poder ser acompañado de sus padres.
Otros horarios que han de recuperar, como ocurría antes de las vacaciones, son las horas de las comidas y el posible exceso de la televisión…
“Una vez se ha iniciado el curso es conveniente acordar – y en los adolescentes negociar – los horarios de estudio y descanso en casa, actualizando hábitos como el silencio, la posibilidad de favorecer un entorno tranquilo y un ambiente de estudio, tratando de evitar las inclusión de televisión y videojuegos”.

Los cambios de rutina
Las vacaciones han permitido a los niños estar más relajados, sin prisas para irse a la cama, sin tener que madrugar, pudiendo olvidarse estudios, deberes y otras obligaciones. Ahora, con la vuelta al colegio, es necesario pedir y ayudar en el esfuerzo de reajuste para asumir los cambios y poder volver a la rutina anterior, es decir, al paso a actividades (menos lúdicas y más serias) que impone el curso escolar.
Aparte de los ya comentados horarios, el hijo se va a poder encontrar con nuevos profesores, nuevos compañeros, nuevas asignaturas y, en ocasiones hasta un nuevo colegio.